COVID-19: CORRUPCIÓN BANCARIA EN ESTADO DE EMERGENCIA SANITARIA

A continuación, el Doctor Leonardo Herrera, nos cuenta su experiencia personal y nos explica los derechos de los usuarios que las entidades bancarias están violando.

ANATOCISMO Y PUBLICIDAD ENGAÑOSA

Por estos días el mundo entero enfrenta un enemigo inesperado, invisible y difícil de doblegar, que ha puesto a las naciones más poderosas contra las cuerdas y ha lanzado las menos favorecidas a un pantanoso umbral, este enemigo no es otro que el azote del COVID-19.

En algunos lugares del mundo encontraremos esquemas políticos y entes de control que a toda fuerza se encargaran de favorecer al pueblo, mientras que en otros, los que a toda costa favorecerán a las empresas y el pueblo deberá soportar.

Por ultimo pero no menos importante encontraremos aquellos donde se pretende demostrar que se favorece a un pueblo mientras se revuelcan entre el dinero de los pobres y se distrae a los incultos.

Pues bien este último sería el caso del pueblo Colombiano donde entidades harteras y mañosas han logrado confundir a la sociedad con un sofisma de distracción poco ético.

Y, es que todos hemos visto esos comerciales que anuncian el congelamiento de los créditos, lo que nos hace pensar que podremos estar tranquilos en épocas tan turbias y complicadas como las que atravesamos o que por lo menos no estamos tan acorralados con las deudas y la crisis económica que nos sobrevendrá.

En cifras de las entidades bancarias he podido encontrar que empresas como el grupo Aval, acaban de aprobar repartición de dividendos por una suma de 1.34 billones de pesos por ganancias obtenidas en el 2019, con una cifra neta de ganancias de 3.03 Billones de pesos, es decir que hay dinero para reinvertir y repartir.

Para la entidad Bancolombia según sus propias publicaciones, se obtuvieron ganancias netas por 3,12 billones de pesos que representan un crecimiento del 17,2% frente al año 2018 y una disminución en los gastos provisionales, con lo cual se pudo decretar no uno sino dos dividendos, el ordinario y el extraordinario que serán pagados a lo largo del 2020, con esto entendemos que no solo no están en emergencia sino que además hay dinero para dividir.

Cual sería mi asombro cuando me entere que el gobierno nacional destinaría antes que para cualquier otro gremio, un alivio para la banca, por la suma de quinientos mil millones de pesos, esto me resulta descabellado y poco ético con un pueblo que día a día y a través de sus impuestos ha traído ese dinero a las manos del gobierno.

Cito textualmente a grandes consultores como Mauricio Cabrera cuando digo que no se puede cometer el mismo error de la crisis de 1999 cuando se salvaron a los bancos y quebraron a los deudores.


El gobierno nacional nos ha dicho que este alivio financiero es para que las entidades bancarias puedan continuar funcionando y a su vez se trasmitan beneficios a los deudores. ¿Pero qué tipo de beneficios?

Pues bien entre tantas otras me topé con la modalidad ofrecida por Bancolombia que ofrece alivios en modo de congelamiento, palabra que trae consigo sinónimos como bloquear o inmovilizar, personalmente tengo un crédito con dicha entidad y vi ese comercial televisado que dice:

“congelaremos tu crédito automáticamente no es necesario que te comuniques con nosotros”.

Para confirmar la generosidad recibida con mi entidad ingreso a mi App Bancolombia donde encuentro de manera textual la misma información descrita así:

“Congelaremos automáticamente capital e intereses de los créditos de consumo”,

Que para caso propio aplicaría, sin más avisos tengo un momento de tranquilidad y sosiego, y puedo decir que no está tan errado el gobierno en dar alivio a las entidades para que estas lo transmitan a sus deudores.

Con el pasar de los días y sometidos a la cuarentena obligatoria ingreso nuevamente a la aplicación de Bancolombia y en su página principal noto que aún tienen el mismo mensaje tranquilizador, pero para mí desagrado puedo vislumbrar que mis intereses han corrido de manera descontrolada.

Pensé en el momento que podría ser un error informático con lo cual me dispongo a llamar a la entidad, es entonces cuando un asesor de la entidad me indica que la información de la cual ellos disponen no es la que está reflejada en la aplicación y que el congelamiento de los intereses solo corresponde al interés moratorio aunque no esté aclarado en ningún lugar.

Al recibir esta información le sugiero asesorarse de un supervisor o quien haga sus veces, después de un tiempo de espera regresa mi asesor y me indica que ha confirmado que la información es como la está brindando y que el mismo ha ingresado a la aplicación y encuentra que la información es imprecisa, dándome a entender que él tendría la misma perspectiva que yo de no ser asesor de la entidad.

De esta manera encuentro entonces una violación expresa a la Ley 1480 del 2011 más conocida como Estatuto del Consumidor, toda vez que han caído en una publicidad engañosa, que es definida en su artículo 5o literal 13 como:

“Aquella cuyo mensaje no corresponda a la realidad o sea insuficiente de manera que induzca o pueda inducir a error, engaño o confusión”

Entonces así pretenden contravenir el artículo 29 del estatuto del consumidor donde está plasmada la fuerza vinculante que tienen las
entidades de cumplir las condiciones objetivas y específicas de sus anuncios.

También te puede interesar saber quién es la entidad encargada de proteger los derechos del consumidor


De manera verbal procedo entonces a manifestar a la entidad Bancolombia de dicho error, a su vez solicito cumplan con la fuerza vinculante que los obliga a darme entonces lo que han prometido, en primera instancia me hacen saber que por la línea telefónica no podrán dar curso a mi solicitud y que debo pagar como ellos lo estipulan, solicito entonces el ingreso de una queja formal donde de manera literal planteo dos pretensiones, en primera instancia que se congelen los intereses de los tres meses prometidos y que eliminen de mi balance los intereses que han corrido hasta la fecha.

Coloquialmente y en un lapso no mayor a 24 horas Bancolombia envía una respuesta electrónica desconociendo mis pretensiones y simplemente aclarando las condiciones que ellos estipulan, procedo entonces a formular mi queja y pretensión por medio del defensor del consumidor financiero asignado para Bancolombia Juan Fernando Celi Munera, quien después de quince días no se ha pronunciado sobre el tema.

En las comunicaciones mantenidas con los asesores de Bancolombia advierto un detalle rescatado de dos conversaciones con sus representantes, Bancolombia no solo pretende desconocer la fuerza vinculante de su publicidad sino que además pretende capitalizar los intereses causados durante el periodo del mal llamado congelamiento, es decir que para mi caso como en el de muchos otros, los intereses se sumarán al total del capital y estos generarán interés con el pasar de las cuotas.

Una vez más esta entidad está Contra legem, ya que el Código Civil Colombiano prohíbe esta práctica y la nombra como “Anatocismo” en su artículo 2235, ahora bien en un caso hipotético donde la entidad quiera derivar su responsabilidad aduciendo que esta es una práctica comercial y no civil, debo poner de presente que el Código de Comercio Colombiano también lo prohíbe, es así como el artículo 886 de este indica que los
intereses pendientes no pueden producir intereses salvo acuerdo posterior al vencimiento o presentación de demanda judicial, presupuestos que en mi caso y en el de muchos Colombianos no se están cumpliendo.

¿Quieres saber qué ha dicho la Corte Constitucional sobre el anatocismo y la capitalización de intereses? ingrese aquí.


No solo Bancolombia pretende pasar por encima de la ley, ha llegado a mis manos casos similares con entidades como Colpatria o Davivienda quienes muy generosamente se han ofrecido a diferir los intereses y sumarlos al capital de la cartera crediticia del país es decir que no solo no aliviaran cargas de ningún Colombiano, sino que además mejoraran sus ganancias a un término futuro y se aprovecharan de la situación actual.


Hago un atento llamado a todos aquellos quienes están siendo afectados por esta coyuntura y por los excesos de las entidades bancarias, Colombia es un estado de derecho y como tal debemos hacerlos valer, quiero terminar este articulo con una frase de Jorge Eliécer Gaitán, “Cercano está el momento en que veremos si el pueblo manda, si el pueblo ordena, si el pueblo es pueblo y no una multitud anónima de ciervos”.

Doctor Leonardo Herrera

Abogado egresado de la Universidad Industrial de Santander

Síguenos en redes sociales
Compartir
error: